lunes, junio 20, 2011

Amenaza “tormenta” en el hospital del Niño y la Madre Guerrerense

Personal del hospital del Niño y la Madre Guerrerense, de esta capital, anunció que en el transcurso de esta semana se iniciará un paro de labores en el área administrativa de esa clínica e impedirán que ingrese la subdirectora administrativa, Edna Selene Rodríguez Ramírez, a quien acusan de ser déspota con el personal y
estar generando situación de conflicto que repercuten en una atención de mala calidad para los pacientes.
Los quejosos indicaron que desde su llegada, al cargo, Edna Selene, inició una confrontación con el director general del hospital, Raymundo Abarca Mass, pues se ha negado a cumplir instrucciones que van desde la adquisición de medicamentos y otros insumos que son requeridos tanto para la atención médica como para el mantenimiento del inmueble.
“El hospital del Niño y la Madre, es punta de lanza en la atención ginecológica y pediátrica, en el que se han tenido logros importantes, sin embargo en este momento la calidad de la atención se encuentra muy por debajo de lo que se tenía hace un año, pues se carecen de los insumos básicos”, señaló una de las quejosos que por obvias razones pidió que se guardara su anonimato.
La molestia de los trabajadores hacia la funcionaria va más allá de sólo el maltrato y las posiciones altaneras de Edna Selene, pues a muchos de los quejosos les ha afectado en sus percepciones salariales, especialmente a un grupo de enfermeras a las que desde hace varios meses dejaron de pagarles su salario, y cuando acudieron a reclamar el por qué no se les pagaba, se les informó que en el registro de personal se encuentran como prestadoras de servicio social, a pesar der que algunas tiene varios años laborando.
Asimismo indicaron que una de las cosas irónicas de los trabajadores del Hospital del Niño y la Madre es que no cuentan con servicio médico, pues sólo si se tratara de un padecimiento ginecológico o pediátrico podrían ser atendido ahí, de otro caso tendrían que pagar servicio particular, pues no tienen seguridad social.
Sin embargo dijo que la directora administrativa en los reportes que envía al gobierno ha estado maquillando todas estas situaciones, de tal manera que no se busquen soluciones, sino generar pasivos que al final vendrán a provocar nuevos conflictos.
De todos los problemas que se han generado en el hospital, la semana pasada fue informada la dirigencia del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero, (SUSPEG), dado que a pesar de no ser personal sindicalizado se encuentran afiliados a este sindicato y desde hace más de dos años pagando sus cuotas, de ello se desprendieron un par de reuniones en las que la funcionaria prácticamente les dijo que su forma de trabajar nadie la va a cambiar y que le hagan como quieran, a diferencia del director, quien ofreció mantener mesas de diálogo y atender en el marco de sus posibilidades las demandas de la base trabajadora, sin embargo sin tener el apoyo del área administrativa muy poco podrá hacer, pues él mismo tiene las manos atadas.
El acabose de la situación se presentó el pasado viernes cuando se realizó otra de las reuniones entre el director del hospital, la dirigencia sindical y parte de la base trabajadora, ahí el director, Raimundo Abarca Mass, recibió una llamada telefónica en la que una voz de hombre empezó a insultarlo y lo amenazó de muerte, mientras le pedía que no siguiera con estas acciones, sin especificar a qué acciones se refirió.
Los empelados indicaron que fueron partícipes de las amenazas porque se registraron justo al momento de la reunión y al escuchar que lo insultaban el médico puso el altavoz de su teléfono y todos los presentes escucharon las groserías que en su contra profirió la voz anónima, y por ello indicaron que el doctor estaba considerando interponer una denuncia penal para que se investigue quién fue el responsable de tales amenazas, sin embargo hasta este domingo no se pudo confirmar si actuó legalmente.
Finalmente indicaron que buscaron la intervención del secretario de Salud Lázaro Mazón Alonso sin embargo éste les respondió que debido a que este hospital trabaja como un Organismo Público Descentralizado él no puede intervenir, pero ofreció planteárselo al gobernador en la próxima reunión que tengan. (Abel Miranda Ayala)